Tamiz Auditivo Neonatal

ÁUDI-K

audi-k-tamiz-auditivo

ÁUDI-K
Es el programa integral de tamiz auditivo que permite la detección e intervención oportuna de diferentes grados de hipoacusia.



Áudi-k®: Programa Integral de Tamiz Auditivo e Intervención Temprana

¿POR QUÉ ÁUDI-K®?


Realizar Áudi-k® a tu bebé es tener tranquilidad, ya que no solo es una prueba de tamiz común, sino que te acompañamos desde la detección hasta el seguimiento, todo bajo un protocolo médico para garantizar un abordaje especializado.

grado-de-perdida-auditiva-audi-k
entrega-resultados-en-24-horas-audi-k
tecnologias-precisas-para-perdida-auditiva-audi-k
estudio-genetico-de-audicion-audi-k
protocolo-medico-audi-k

ÁUDI-K® - PREGUNTAS FRECUENTES

Es un programa integral de tamiz auditivo neonatal e intervención temprana que permite detectar si tu bebé puede presentar un problema de audición, mediante Potenciales Evocados Automatizados de Tallo Cerebral (PEATC) los cuales miden la actividad eléctrica que se registra del cerebro y Emisiones Otoacústicas Automatizadas (EOA) que miden el eco que debe generar la parte interna del oído.
Un tamiz auditivo o tamiz neonatal auditivo es una estudio que nos ayuda a detectar una hipoacusia en el recién nacido que de no detectarlo oportunamente puede ocasionar retrasos en su aprendizaje a través de la audición.
Es la disminución de la capacidad auditiva. De acuerdo a los resultados de nuestro programa integral de tamiz auditivo Áudi-k®, la hipoacusia puede ser clasificada como:
  • Leve : 35dB - 40dB
  • Moderada: 41dB - 70dB
  • Severa: 71dB - 90dB
  • Profunda: >90dB
  • El tamiz auditivo solamente hace la detección de una hipoacusia, mientras que un programa integral de tamiz auditivo detecta y brinda seguimiento oportuno. Dicho de otra manera, el tamiz auditivo neonatal solamente es el primer paso dentro de un programa integral de tamiz auditivo.

    Como tu bebé aprende a hablar escuchando, si no puede oír normalmente tendrá dificultades para desarrollar su capacidad de dicción y lenguaje.

    Los años más críticos para el desarrollo de la dicción van desde el nacimiento hasta los tres años de edad. Una detección temprana de la pérdida de audición permitirá que obtengas la atención especializada que tu bebé requerirá para el desarrollo de su dicción y su desarrollo social, emocional y educativo.

    En México, el tamiz auditivo neonatal debe realizarse por ley, de acuerdo a la NOM-034-SSA2-2013.

    Porque un deterioro de la audición puede pasar desapercibido ya que un bebé es incapaz de decir que no puede oír. La pérdida de la audición es el defecto de nacimiento más común, ya que ocurre en cerca de 2 a 4 de cada 1,000 recién nacidos en la actualidad.

    Se ha comprobado un retraso en el desarrollo si se detecta tardíamente, por ello es importante realizarlo a partir de las primeras 6 horas de vida y, preferentemente, antes de salir del hospital para un tratamiento oportuno.

    Lo mejor es realizarlo antes de salir del hospital, ya que aprovechamos a que tu bebé aún permanece en el cunero, o bien, en las instalaciones del hospital.

    Si a tu bebé no se lo realizaron en este periodo, puedes acudir con las instituciones de salud con las que trabajamos para que se lo realicen.Lo importante es hacerlo lo más pronto posible para tener la tranquilidad y seguridad de descartar o detectar oportunamente una disminución auditiva.

    Sí. La mayoría de los bebés que padecen estos problemas auditivos no lo muestran inmediatamente al nacer y son típicamente detectados hasta que el bebé debería comenzar a hablar.

    Sí. Algunos bebés pueden escuchar y pasar desde el primer examen. Sin embargo, pueden perder su audición posteriormente por:

  • Ciertas enfermedades.
  • Uso de algunos medicamentos.
  • Algunos traumatismos (ej. golpes en la cabeza).
  • Historial familiar con pérdidas auditivas.
  • Exposición a altos volúmenes de sonidos
  • Es importante que permanezcan atentos a los signos de disminución auditiva mediante la guía proporcionada junto con el resultado entregado y certificado del estudio de nuestro programa integral de tamiz auditivo Áudi-k®. Así mismo, acude con tu médico para aclarar cualquier duda relacionada con la audición de tu bebé.

    La mayoría de los recién nacidos tienen resultados normales; en estos casos, los resultados estarán listos y los entregaremos al hospital en menos de 24 horas.

    Cuando el resultado fue “No pasó” o hay una sospecha de alguna pérdida auditiva, el resultado se entrega de inmediato al hospital o médico tratante pediatra.

    En caso de repetir el estudio, será requerido una valoración por un audiólogo.

    En ciertas ocasiones, durante la realización del estudio, algunos bebés requerirán de más pruebas de audición porque:

  • Tenían líquido o cerumen en la oreja.
  • Durante el examen, había ruido en la habitación.
  • Durante el examen, el bebé estaba muy activo, es decir, con mucho movimiento.
  • Puede tener una probable disminución en la audición.
  • Muchos de los bebés que requieren de otro examen pueden escuchar bien y pasan en las siguientes pruebas. Sólo algunos tendrán una pérdida auditiva.

    Significa que es necesario que tu bebé sea evaluado por un Audiólogo para establecer el nivel o grado de hipoacusia.

    Si tu bebé es referido después de las etapas del Protocolo Médico de Áudi-k®, se deberá realizar una evaluación diagnóstica para determinar en dónde se encuentra el problema y el nivel de gravedad. Esta evaluación es más compleja y requiere otros instrumentos.

    En caso de confirmarse una pérdida de la audición, se programarán otros diagnósticos e intervenciones.

    No. El tamiz metabólico neonatal es otro tipo de estudio preventivo que sirve para la detección oportuna de enfermedades metabólicas en tu bebé, mientras que el tamiz cardiaco neonatal permite detectar 7 malformaciones cardiacas graves (Cardiopatía Congénita Crítica).

    Ambos tamizajes también los ofrecemos. Conoce más acerca de nuestros programas integrales de tamiz Támi-k® y Cárdi-k®.